¿Cómo afecta el clima laboral a nivel empresarial?

Para situarnos en qué es lo que ocurre (o lo que no ocurre) con el clima laboral, vamos a poner un ejemplo sobre la mesa.

Tienes una idea de negocio, y comienzas a darle forma. Empiezas de autónomo/a y, después de mucho sudor, empiezas a ver cómo ese negocio paga las facturas. Incluso crees que es el momento de crecer. Pasas a constituir una SL, empiezas a contratar gente. Primero alguien para administración, tu mejor te dedicas al negocio. Luego, tal vez un comercial que te trae muchos más clientes, y te ves en la necesidad de contratar a alguien para que haga parte de tu trabajo o incluso replica lo mismo que haces tú. 

El equipo crece, y te encuentras con una plantilla, se llevan bien, todo es maravilloso. Y un día empiezas a oir cosas cotilleos, notas que alguien no rinde como antes, empiezan a contarte alguna que otra queja en modo “sugerencia”, tu autoridad ya no es cómo antes… 

¿Qué ha pasado? 

Ha pasado que el clima laboral no se ha tratado. Tu te has encargado de trabajar, sacar adelante los encargos, conseguir clientes, facturar… y mientras las relación entre trabajadores ha ido fluyendo cómo pasa fuera del ambiente laboral, con sus altos y bajos. Pero no se ha intervenido a nivel empresa. Y ahora el clima no es tan bueno como te gustaría, y empiezas a tener problemas con tu plantilla. 

¿Sabes cuáles son las consecuencias de un mal clima laboral? 

Sólo en números, los últimos estudios dictan que está relacionado con una facturación baja (un 30% menos de lo que se consigue con su intervención posterior)  y un beneficio empresarial aún más bajo (40% menos). 

A nivel emocional, implica baja motivación, bajo sentimiento de pertenencia, y baja productividad. 

A lo mejor has intentado solucionar esto con aumentos de sueldo o bonus, pero las recompensas económicas sólo tienen efecto durante los tres meses siguientes de haberlos dado. 

Puede que hayas intentado hablar con ellos, pero has visto que solo ha tenido un efecto parcial o temporal. 

¿Por qué no consigues dar con la solución?

Porque lo estás haciendo desde el punto de vista individual. No son solo personas que trabajan juntas, configuran un microsistema social, por lo que hay que evaluar todo el sistema e intervenir en él. 

El diagnóstico de clima laboral nos permite hacer esto: a partir de cuestionarios y entrevistas personales, desgranamos el sistema social y encontramos qué piezas se deben intervenir y cómo para que todo vuelva a funcionar como antes. 

¿Se podría hacer solo con un test?

En nuestra opinión, no. Los cuestionarios y test son herramientas, pero es en la entrevista y el ojo clínico y profesional el que da sentido a los resultados de las pruebas. Por eso, nosotros ofrecemos un servicio personalizado y profesional, en el que te acompañamos en todo el proceso para que tú sigas dedicándote a tu trabajo, pero al mismo tiempo tu empresa tenga políticas y prácticas claras sobre el clima laboral. 

¿Tienes más dudas?  

Cuéntanos tu caso y te orientaremos. 

[hubspot portal=»9102342″ id=»f129cc14-f315-41b0-be9f-cd9c84b07f15″ type=»form»]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *