Los beneficios de un buen pronóstico estratégico, es decir, que sea creíble, flexible y eficiente, le permiten a la empresa optimizar sus actividades cotidianas y enfrentarse a la demanda de sus clientes potenciales, todo esto atado al compromiso de las áreas funcionales y de la alta gerencia. 

A %d blogueros les gusta esto: