¿Sabemos tomar y ejecutar nuestras decisiones?

No hay peor decisión que aquella que nunca se ejecuta, y actualmente creo que este es uno de los problemas con los que se encuentran las organizaciones, saben cuáles son las decisiones importantes en su desarrollo, pero ejecutarlas, saliendo de la zona de confort, con la gran aversión al cambio que tenemos todos los seres humanos, eso ya es más complicado y dejamos morir esas decisiones por obsolescencia con el mero paso del tiempo, tomando otras nuevas decisiones que una vez más mueren, porque los cambios son muy rápidos en nuestro entorno y una decisión adecuada en el momento adecuado, ya no es útil en otro momento.

“El requisito del éxito es la prontitud de las decisiones” Francis Bacón

Tomar decisiones no es algo desconocido, lo hacemos continuamente actuando en piloto automático, pero las buenas decisiones no se logran fácilmente, son el resultado de un complejo proceso mental.

toma tus decisiones en función de dónde quieres llegar, no en base a donde te encuentras” James Arthur Ray

Uno de los primeros modelos para la toma de decisiones es el modelo según Herbert Simon que lo define como “Procesos cognitivos que se desarrollan en la mente del individuo y que tienen como meta primaria la elección de un curso de acción”

El modelo de Herbert Simon, del que derivan todos los demás, es el siguiente:

  • Investigación-Inteligencia: Consiste en la exploración del ambiente sobre las condiciones que requieren las decisiones.
  • Diseño: Invención, desarrollo y análisis de los posibles cursos de acción:
    • Definición del problemaPuertas, Opciones, Elija, Decisión
    • Posibles alternativas de solución
    • Mejor alternativa de solución
  • Selección: Selección de una alternativa o curso de acción de aquellas que están disponibles.
  • Implantación: Se estudia bajo dos perspectivas:
    • La del proceso
    • La del problema

La fase de Implantación es la fase fundamental para la obtención del resultado y es la más complicada. Los documentos lo soportan todo y los planes y las decisiones quedan muy bien en el papel, pero ¿Cuántos planes han quedado en cajones olvidados sin que se implanten y han quedado obsoletos con el paso del tiempo y cuando se han querido implantar ya no tenían ningún sentido?

¿Cómo tenemos que tomar las decisiones en el seno de las organizaciones para que estas conduzcan a la organización al objetivo planificado?

Para responder a esta pregunta, os invitamos a interesaros por el curso gratuito Toma de decisiones efectivas.

Deja una respuesta